Globered
Consigue tu propia página web

PROTECCION TOTAL
0 0 0

GALERIA DE IMAGENES

Por: olys hernandez380 | Publicado: 02/06/2012 23:18 | | #Cont:6

     Protéjase

  • Limpie sus manos frecuentemente;
  • Lave las manos con agua y jabón.
  • Séquelas con cuidado.
  • Utilice productos higiénicos que contengan alcohol
     en caso de no tener agua y jabón a la mano.

























































Contenido
olys hernandez380
olys hernandez380
   PROCEDIMIENTO PARA
EL LAVADO
DE LAS MANOS





































olys hernandez380
olys hernandez380


TAPABOCAS

Los tapabocas son protectores faciales de material impermeable a salpicaduras o  aerosoles. Se puede utilizar durante el tiempo que se mantenga limpio y sin deformaciones. Si se humedece o salpica, se desechará.
Impiden que los microorganismos expulsados al hablar, toser o respirar lleguen al paciente y protegen la boca de salpicaduras de sangre u otros fluidos.
Con esta medida se previene la exposición de las membranas mucosa de la boca, la nariz y los ojos, a líquidos potencialmente infectados.
Se debe utilizar en todos los procedimientos en donde se manipulen sangre y fluidos corporales, cuando exista la posibilidad de salpicaduras, aerosoles o expulsión de líquidos contaminados con sangre.
Recomendaciones para el uso de tapabocas. 
Estos deben tener una capa impermeables para fluidos y estar elaborados en un material con alta eficiencia de filtración, para disminuir la diseminación de gérmenes a través de éstos durante la respiración, al hablar o al toser.
Los tapabocas deben tener el grosor y la calidad adecuada.
Los tapabocas de gasa o de tela no ofrecen protección adecuada.
El uso tapabocas debe ser la primer maniobra que se realice para comenzar un procedimiento.
Después de colocar o manipular el tapabocas, siempre se  deben lavar las manos.
El visor de las mascarillas deberá ser desinfectado o renovado entre pacientes o cuando se presenten signos evidentes de contaminación, si no se dispone de tapabocas con visor, se indica el uso de gafas de protección y tapabocas, las gafas deberán tener barreras laterales de recubrimiento.































olys hernandez380
olys hernandez380


BATAS  QUIRÚRGICAS

Evitan que los microorganismos de los brazos, dorso o ropa lleguen al paciente, protegen la piel y la ropa de las salpicaduras de sangre u otros fluidos.  Las batas deben de ser cerradas en el frente a fin de evitar la contaminación del equipo estéril a través de los extremos sueltos o las tiras de ajuste.
olys hernandez380
olys hernandez380


                                              

GUANTES

Los guantes son implementos elaborados de látex  o caucho sintético que  evitan la transmisión de microorganismos. Evitan que los microorganismos lleguen al paciente y protegen las manos del contacto con sangre, tejidos u otros fluidos, protegen a las personas,  al actuar como una barrera contra microorganismos infecciosos,  los miembros del  personal de salud deben usar guantes siempre que sus manos vayan a estar en contacto con la sangre o tejidos.  Así mismo se deben usar si va a estar en contacto con desechos médicos. 




 


    Los guantes constituyen una barrera física que protege tanto a los profesionales de salud como a los usuarios. Impiden que los profesionales tengan contacto con los microorganismos infecciosos que se encuentran en la sangre, en otros líquidos corporales y  desperdicios. A los usuarios también se les protege de posibles infecciones por cuanto los microorganismos normales que suelen habitar la piel de los profesionales de salud no se pueden transmitir a los usuarios cuando aquéllos utilizan los guantes durante los exámenes físicos y procedimientos clínicos.

 

   Todo profesional de salud debe llevar el tipo correcto de guante siempre y cuando quede la posibilidad de tener contacto con sangre y otros líquidos corporales (por ejemplo, en el transcurso de tratar a los usuarios, tocar o limpiar instrumentos u otros objetos ya utilizados, limpiar y mantener la institución de salud, etc.) y cuando ejecute  procedimientos clínicos o exámenes que puedan presentar algún riesgo de infección al /a la usuario/a.

 

    Si los guantes que se utilizan durante un examen o procedimiento clínico no están limpios y libres de contaminación, es posible que  mismos infecten a los usuarios. Para evitar que los pacientes se contagien de los microorganismos infecciosos de otras personas, es necesario  utilizar guantes nuevos cada vez que examine a otro/a usuario/a.

 

    Es difícil limpiar y volver a tratar correctamente los guantes. En instituciones donde haya suficientes recursos, se debe usar siempre guantes desechables (guantes que se usan una sola vez y que luego se tiran) en vez de guantes que se pueden volver a utilizar.

 

    El uso de los guantes impide que las manos se contaminen de microorganismos infecciosos. A lo largo de examinar a los pacientes o hacer procedimientos invasivos, es posible que los profesionales de salud tengan contacto con sangre o líquidos corporales que sean potencialmente infecciosos. Los profesionales que no lleven guantes en estas situaciones se pueden infectar fácilmente por las heridas, los pinchazos o la piel agrietada. De igual modo, corren el mismo riesgo de infectarse los miembros del personal que mantienen la institución y los que limpian y tratan el instrumental y otros objetos que se habrán contaminado a lo largo de los procedimientos clínicos.

 

    Durante el día normal de trabajo, cada profesional de salud va acumulando flora transeúnte en las manos, lo cual también puede contribuir a que los pacientes se infecten. A pesar de ser inofensivos normalmente, estos microorganismos pueden causar infecciones si se les introduce en una parte del cuerpo donde no se suelen encontrar, por ejemplo, en los órganos internos de los pacientes durante la cirugía. Además, es posible que esta flora normal infecte a las personas inmunocomprometidas que son particularmente propensas a la infección.

 

     Si tienen las manos contaminadas o si se infectan por exposición a enfermedades llevadas a través de la sangre, los miembros del personal pueden infectar a su pareja, a sus amigos o  su familia. Cualquier infección contraída tanto por los pacientes como por el personal tiene potencial de extenderse a la comunidad, y así ir pasando de persona en persona. El uso de los guantes puede reducir tal riesgo.


Para más información haga click en el siguiente hipervínculo.
  
(http://www.engenderhealth.org/spanish/sip/gloving/gl2.html).

   Los Guantes, se   clasifican   en    cuatro   tipos: estériles, no    estériles, industriales de polinitrile o neopiene  y      para  labores domésticas. Los primeros se usan en procedimientos quirúrgicos y pueden soportar grandes esfuerzos. Los no estériles sirven como protección durante el contacto con sangre u otros líquidos; están diseñados para usos menos exigentes.

 
    a) Recomendaciones generales para el uso de los guantes

 
       Antes de utilizar los guantes, el personal de salud deberá:

 

  • Verificar que sus uñas estén cortadas. Se deben retirar las uñas artificiales.

 

  •  Retirar las joyas tales como anillos, pulseras y relojes.

 

  •  Las manos deben lavarse y secarse, atendiendo las recomendaciones técnicas, antes de su colocación.

 

  •  Antes de usarlos  debe verificarse  que no estén dañados.

 

  •  Los guantes estériles de látex deben utilizarse en todo procedimiento invasivo (cirugía maxilofacial y periodontal), y en pacientes de alto riesgo.

 

  • Podrán utilizarse guantes no estériles (en látex o vinilo) en los procedimientos no invasivos (ejemplos para exámenes).
 
  • No  se aplicarán lociones o cremas en las manos antes de colocarse los guantes, ya que el aceite puede  degradar el látex.







    Los guantes industriales de polinitrile o neopiene son: resistentes a los pinchazos, útiles para la limpieza y desinfección de instrumentos contaminados, manejos de desechos contaminados, limpieza y desinfección de ambientes , limpieza de sangres y otros fluidos corporales,  manejo de químicos.

 

    Usar como mínimo un par de guantes nuevo por paciente.

 

    Cambiarlos, entre diferentes procedimiento en el mismo paciente, luego del contacto con materiales que puedan tener alta concentración de microorganismos o cuando estos se hallan contaminado con sangre, así como aquellos que se dañen durante los actos operatorios.

 

    Desecharlos después de su uso, ya que el látex tiende a deteriorarse cuando está sometido a tensión física, a agentes desinfectantes, líquidos utilizados en odontología y tratamientos térmicos como el autoclave.


 









    No permanecer con los guantes puestos más de 45 minutos, pues favorece la maceración y fisuración de la piel, además produce deterioro del material del guante.

 

    Los operadores que tengan heridas en las manos, cortes, o manos agrietadas, deberán considerar la posibilidad de usar doble guante. En caso que hayan lesiones abiertas, los trabajadores deben evitar trabajar con sangre u otros líquidos corporales.

 

    Evite tocarse con las manos enguantadas los ojos, nariz y piel descubierta. No se pasee por el consultorio con los guantes puestos

 

    Mientras realiza la atención, no  deberá manipular ningún objeto o equipamiento que no este estrictamente relacionado al área asistencial del paciente. Sí hay necesidad de extenderse a otra área deberán desecharse los guantes y utilizar un nuevo par.

 

Para evitar contaminar las manos enguantadas o contaminar los objetos que toque, es preferible que la asistente se encargue de controlar la luz, alcanzar el instrumental que no se encuentre a mano, disparar el accionador del equipo radiográfico o de otro equipo y de ser el caso, contestar las llamadas telefónicas.

  • Sí durante la realización de algún procedimiento odontológico se cayera un instrumento, utilizar otro similar y continuar con el tratamiento interrumpido. Recogerlo cuando haya culminado el trabajo que realizaba.

 

  •  Nunca  desinfecte y/o esterilice los guantes, pues estos procedimientos lo deterioran.

 

  •  Los guantes deben estar bien adaptados, si son grandes o muy estrechos interfieren con la destreza manual, favorece la ruptura y         producen mayor riesgo de accidentes corto punzantes.















 
olys hernandez380
olys hernandez380
 
 
 

   Protectores oculares

    

    Sirven para proteger la conjuntiva ocular y el ojo de la contaminación por aerosoles, salpicaduras de sangre, saliva y  las partículas que se generan durante el trabajo odontológico como ocurre cuando se desgastan amalgama, acrílico y metales.

     

   
  •  Uso de protectores oculares

 

         Lavar con agua y detergente, enjuagarlos con abundante agua, desinfectar con clorexidina y secarlos con paños de papel.

        Tener cuidado de no rayarlos con productos con base a piedra pómez.

        Si a pesar del uso de anteojos cae sangre o saliva a los ojos, estos deben lavarse inmediatamente con agua abundante utilizando un gotero.

    Se usarán los  protectores oculares para cualquier tipo de procedimiento que se realice en la atención odontológica del paciente.

    Su uso es estrictamente personal.

    Después de la atención de cada paciente se lavarán y desinfectarían utilizando jabones germicidas o soluciones antisépticas.

    Se frotarán  con un paño suave. Si tiene banda sujetadora, ésta debe retirarse y lavarse por separado.

    Para la desinfección, puede emplearse: alcohol izo propílico al 0.7%, compuestos de amonio cuaternario al 0.1% - 0.2%.

    Precaución: las soluciones altamente cáusticas dañan la superficie de la película.






  •  Características de los protectores oculares

 

    Deben ser neutros, de material resistente (alto impacto).

    Deben ser fácilmente descontaminables

    Deben permitir el uso simultáneo de anteojos correctores.

    Deben permitir una correcta visión

    Los lentes deben ser amplios y ajustados al rostro para cumplir eficazmente con la protección.

    Debe tener protección lateral y frontal.

    Debe tener ventilación indirecta, orientada hacia atrás para evitar que se empañen.










olys hernandez380
olys hernandez380


       GORROS

Evitan que los microorganismos del cabello lleguen al paciente. El cabello  facilita la retención con una posterior dispersión de microorganismos que flotan en el aire de los hospitales (estafilococos, corinebacterias), por lo que se considera como fuente de infección y vehículo de transmisión de microorganismos.
Por lo tanto antes de la colocación del vestido de cirugía, se indica el uso del gorro para prevenir la caída de partículas contaminadas en el vestido, además deberá cambiarse el gorro si accidentalmente se ensucia.